QUÉ ES LA HERNIA DISCAL

que es hernia discalLa Hernia Discal, también conocida como Hernia de Disco, es una enfermedad muy dolorosa que afecta a la columna vertebral. En la columna vertebral se encuentran las vértebras, huesos apilados uno encima de otro separados por los discos intervertebrales. Los discos intervertebrales están formados por dos partes: zona exterior o anillo fibroso y zona interior o núcleo pulposo protegido por el anillo fibroso. Son los discos intervertebrales los que permiten el movimiento de la columna y su elasticidad, gracias a sus propiedades elásticas para comprimirse y estirarse, lo que permite distribuir el peso del cuerpo de forma uniforme.

Los discos están agrupados en 2 grupos, según la parte de la columna en la que se encuentran:

  • Discos lumbares. Se encuentran en la zona baja de la columna o zona lumbar. Reciben el nombre L (lumbar) y son cinco: L1, L2, L3, L4, L5.
  • Discos Cervicales. Son los ubicados en la zona alta de la columna o zona cervical. Reciben el nombre C (cervical) y son siete: C1, C2, C3, C4, C5, C6 y C7.

La hernia discal aparece cuando uno de estos grupos de discos son afectados o dañados y podemos tener dos tipos de hernia: Hernia Discal Lumbar (L1-L5) o Hernia Discal Cervical (C1-C7).

Conociendo la estructura de la columna y las partes implicadas en la hernia discal procedemos a explicar cómo se produce la Hernia Discal.

¿Cómo se produce la hernia de disco?

La Hernia de Disco se produce al desgastarse el anillo fibroso del disco o romperse, entonces el núcleo pulposo se desplaza hacia el exterior del disco y presiona la raíz nerviosa produciendo un fuerte dolor. Cuando esto se produce es porque el núcleo no está protegido y tiene movimiento, entonces es cuando tiene lugar la hernia discal.

Las Hernias más frecuentes son las lumbares, las que afectan a los discos L4-L5 es la más conocida y habitual pues afecta a la gran mayoría de la población debido a sobreesfuerzos físicos, traumatismos o la degeneración consecuencia de la edad, sobre todo a partir de los 30 años.

Toda enfermedad tiene sus síntomas y la hernia discal no es menos. En este caso los síntomas de la hernia discal van a depender de los discos afectados.

SINTOMAS DE LA HERNIA DISCALsintomas hernia discal

Al producirse una hernia, sea del tipo que sea, tiene unos síntomas comunes como dolor, contracturas y debilidad en la columna. Estos síntomas vendrán dados sobre todo acorde al estado del disco dañado. Pueden darse dolores moderados o muy intensos, impidiendo el movimiento. Los dolores pueden ser esporádicos o crónicos en cualquier caso las hernias discales tienen síntomas concretos según su tipo.

Síntomas de la Hernia Discal Cervical

  • Dolor de cuello, sobre todo en la parte posterior o lateral.
  • Aparición de calambres en el cuello y cierta rigidez muscular.
  • Dolores agudos que se extienden al brazo, llamado también dolor irradiado o radiculopatía cervical.
  • Sensaciones de hormigueo en manos y brazos y debilidad.

Síntomas de la Hernia Discal Lumbar.

  • Calambres y rigidez muscular de la espalda baja
  • Dolor en la espalda baja que da lugar a lumbalgia. Puede desencadenar en el dolor radicular.
  • Dolor que baja hasta la pierna, se conoce también como ciática.
  • Cierta debilidad en los miembros inferiores.
  • Incontinencia (aunque es raro que suceda, pero si te pasa acude inmediatamente a un especialista).
  • Se produce en muslos y piernas, se conoce como parestesia.

Cualquier hernia es bastante dolorosa y depende del nivel de desgaste del anillo fibroso. Según esta pauta podemos diferenciar entre varios tipos de de hernia discal.

TIPOS DE HERNIA DISCAL

Los tipos de hernia discal más comunes son:

Protrusión Discal

La Protrusión Discal aparece cuando el núcleo pulposo presiona al anillo fibroso. Si el anillo está debilitado, el disco se abulta por ese lado. Generalmente la zona más débil es la de la espalda, y es hacia donde suele deformarse pudiendo llegar a presionar a la raíz nerviosa.

Fisura Discal

La Fisura Discal es el siguiente nivel de daño, donde el anillo fibroso ya está desgarrado pero sin llegar a romperse del todo. En este caso el núcleo pulposo tiene más facilidad para salir hacia el exterior y deformar el anillo con más facilidad.

Hernia discal

La hernia discal en sí, es el mayor grado de daño y aparece al romperse por completo el anillo, provocando la salida del núcleo al exterior. En los casos más graves puede llegar a afectar a la médula espinal.

Si tenemos indicios, según los síntomas de padecer cualquier tipo de hernia discal, deberemos acudir al médico especialista para que nos realice un diagnóstico de hernia discal.

EL DIAGNOSTICO DE LA HERNIA DISCAL

Un diagnóstico de la hernia discal deberá ser realizado por un especialista para determinar el tipo de hernia, nivel de daño y soluciones que seguir, para todo esto consultará el historial clínico de los pacientes y llevará a cabo un examen físico cuidadoso. Según los síntomas que le expongamos, el doctor nos examinará de cuello o zona lumbar así como las extremidades afectadas. El diagnóstico se basa en un examen físico y unas pruebas.

Examen físico del diagnóstico de hernia discal

El examen físico determinará el estado en el que se encuentra el paciente, donde el doctor buscará:

  • Entumecimientos o pérdidas de sensibilidad
  • Reflejos musculares lentos o ausentes
  • Fuerza muscular debilitada
  • La curvatura de la columna o posturas irregulares.

Para obtener estos datos el doctor puede solicitarte realizar unos ejercicios básicos como:

  • Sentarse, pararse y caminar sobre los dedos de los pies o talones.
  • Doblarse hacia delante, hacia atrás o hacia los lados.
  • Movimiento de cuello hacia delante, hacia atrás y los lados.
  • Elevación de hombros, codo y manos para revisar la fuerza en estas acciones.

Con estos ejercicios básicos se comprueba el tipo de hernia que puede tener el paciente en una primera instancia y tener un punto de partida sobre el que seguir.

Teniendo el punto de partida es hora de afirmar el tipo de hernia, esto se consigue con unas pruebas que determinarán el daño y grado de hernia.

Pruebas del diagnóstico de hernia discal

Estas pruebas permiten conocer las vértebras afectadas y el nervio presionado de la columna que provoca el dolor. Las pruebas más empleadas son:

Radiografía de la columna lumbar.

La radiografía permite conocer el estado de la columna, posición y alineación. Se determina si es correcta o no y da conocimiento de la forma de las vértebras y el espacio que existe entre ellas.

Es una prueba que da bastantes datos para conocer el problema del paciente y se suele complementar con la resonancia magnética.

Resonancia magnética

La resonancia magnética da con detalle y claridad la situación de los discos intervertebrales y su situación con los miembros anatómicos adyacentes. Los resultados, una vez analizados por el radiólogo, permitirán al paciente conocer el disco o discos afectados, ya que es posible tener varias hernias aunque no se manifiesten.

Radiografía dinámica de la columna lumbar

Esta radiografía se realiza con la columna flexionada y extendida para determinar si las vértebras presentan inestabilidad. Una ayuda muy importante para conocer el origen de la hernia y poder aplicar un tratamiento adecuado.

Escáner Lumbar o TAC

El TAC permite conocer en detalle la estructura ósea de la columna. Una muy buena complementación para la resonancia magnética.

Electromiograma

El electromiograma es la prueba que permite conocer qué raíz nerviosa es la afectada. Esto se realiza mediante un estudio de los impulsos nerviosos que van hacia los músculos. Esta prueba se realiza cuando no es posible determinar en la resonancia el disco afectado que produce el dolor.

Realizado el diagnóstico y las pruebas necesarias para conocer el tipo de hernia, discos dañados y dolores causados, es hora de aplicar un tratamiento de hernia discal apropiado.

Anuncios